IMG_0369.JPG

En el año 2018 un grupo de personas se planteó el desafío de impactar positivamente a la ciudad mediante la innovación en el diseño de los elementos de seguridad vial.

Se resolvió que inspirándose en la flora y fauna chilena se podría reducir los niveles de estrés y ansiedad, haciendo la ciudad más entretenida y con menor impacto visual.

 

Así nace Curumi. Llevando un quirchincho, un cactus y una medusa a la ciudad.